Cocina mex sin tex. Jornadas Gastronómicas Mejicanas en Madrid

Fuente: Madrid Fusión

Fuente: Madrid Fusión

Restaurante Midnight Rose (hotel Me Madrid). Dónde: Plaza de Santa Ana, 14 (Madrid). Teléfono: 91 701 60 20. Precio: 30 €, almuerzo-menú con cerveza Coronita y 40 €, cena-menú acompañada de cóctel Margarita y Coronita. Del 3 al 6 de febrero.


Tan sólo 4 días para disfrutar de la cocina del abrazo (apapacho) de Bricio Domínguez, uno de los impulsores de la renovada cocina mejicana, lejos de la asociación fatídica al tex-mex que tanto daño ha hecho a una de las gastronomías más ricas, variadas y sugerentes que existen. El chef repite en el Midnight Rose y promete regresar en verano con una interesante propuesta de ceviches para tomar en la terraza del hotel.

El Midnight Rose es un espacio moderno, amplio, cómodo, de aires Neoyorquinos, pero ruidoso e impersonal. Quizás influyese que nos sentaran frente a la barra vista de la cocina, donde el trajín de los camareros era constante. Para abrir boca ofrecieron un amplia oferta de tequilas: Don Julio, José Cuervo, Corralejo… Opté por no mezclar y pedí una Coronita, demasiado tibia, para maridar todo el menú. Atentos, enseguida me trajeron otra… que tampoco estaba fría.

En esas estábamos cuando apareció Bricio. Es un hombre grande, amigable y espontáneo, con aspecto de caudillo azteca que primero nos apapachó y después acaparó toda la atención: “Mi cocina es puramente intuitiva y está muy influida por la relación personal con el cliente”, “no soy un chef técnico, sino emocional”.  Autodidacta y fiel seguidor de la tradición culinaria de México y del estado de Guanajuato en el que tiene su restaurante, El Jardín de los Milagros. Declara sin tapujos: “un pueblo es lo que come, y créeme que México es grandioso”.

Antes de dar paso al menú nos repitió en varias ocasiones: “En la comida mexicana no es todo picante, aunque para el que guste hay…”. Y gustamos, vaya que si gustamos con alguna salsa subidita de tono. El festín comenzó con el aguachile de camarón con reducción de quelite, excelente y con un punto de acidez digno de grabarse en la memoria gustativa. Para continuar con un sabroso sopecito de pato en chile pasilla con tropiezos de piña, unos flojos camarones al ajillo y un solomillo de buey en jalea de Xoconostle (una especie de higo chumbo silvestre agridulce) que resultó una combinación deliciosa. El postre, unas fresas a la crema, decepcionante: la fruta era de invernadero y la crema tenía regusto a vainilla artificial. En general un menú completo, bien elaborado, emotivo, lleno de energía y buenas vibraciones y con una buena relación calidad-precio apta para todos los bolsillos. Lástima que sean pocos días.

Cocina: notable. Servicio: aprobado. Bodega: aprobado. Decoración/ambiente: aprobado.

Anuncios

Acerca de Cocina sin tapujos

Recetas fáciles para los que cocinan pequeñas cantidades. Cocina para singles con trucos para que siempre te salgan bien. Para los que aman la cocina y disfrutan comiendo y bebiendo.
Galería | Esta entrada fue publicada en Garitos, gastronomia, Restaurantes, Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s